40% dto.!!! Mirticir 30 comprimidos ROBIS

(Código: 81)
6,55 EUR
(18 producto(s) en stock)
Añadir a la cesta
40% dto.!!! Mirticir 30 comprimidos ROBIS

 

PRECIO ORIGINAL: 10,90 €
 
 
Uso tradicional en trastornos circulatorios, ayuda a mejorar la visión nocturna.
Diarreas y flatulencias.
Composición
Por comprimido:
Mirtilo……….                                 150 mg
Flavonoides naturales……….           150 mg
Camu Camu (Vit. C Natural)………. 110 mg
Lecitina de soja……….                     50 mg
Fibra vegetal……….                         40 mg
 
Modo de empleo: Tomar de 4 a 6 comprimidos al día repartidos en desayuno, almuerzo y cena.
Presentación
30 comprimidos de 500 mg
 
Información externa (estudios):
 
 
 
El valor nutricional del arándano, según la estandarización de la Food and Drug Administración (FDA) de los Estados Unidos, lo resume como entre bajo y libre de grasas y sodio, libre de colesterol y rico en fibras, refrescante, tónico, astringente, diurético y con vitamina C.; además de ácido hipúrico, lo que determina que sea una fruta con muchas características deseables desde el punto de vista nutricional.
Estudios de la Universidad de Clemson y del Departamento de Agricultura de Estados Unidos han ubican al arándano en la posición número uno por su capacidad antioxidante, frente a todos los frutos y vegetales.
 
Arándanos ayudan a los ratones de laboratorio a desarrollar los huesos fuertes
Algunos compuestos en arándanos podrían tener un efecto poderoso en la formación de los huesos fuertes y sanos, si los resultados de estudios con ratones de laboratorio también aplican a los seres humanos.
 
Algunos compuestos en arándanos podrían tener un efecto poderoso en la formación de los huesos fuertes y sanos, si los resultados de estudios con ratones de laboratorio también aplican a los seres humanos.
Jin-Ran Chen y sus colegas están explorando esta idea en investigaciones patrocinadas por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en el Centro de Nutrición de Niños de Arkansas (ACNC por sus siglas en inglés) en Little Rock. Chen es un investigador principal y científico en el Laboratorio del Desarrollo Óseo del centro, y un profesor asistente en el Departamento de Pediatría de la Universidad de Arkansas para las Ciencias Médicas, también en Little Rock.
Chen se especializa en investigaciones sobre cómo la dieta durante la infancia, la niñez y la adultez temprana afecta el crecimiento y desarrollo de huesos y el riesgo de desarrollar la osteoporosis y otras enfermedades degenerativas de los huesos más tarde en la vida.
Los estudios de Chen con ratones jóvenes sugieren que los polifenoles, los cuales son compuestos que les dan a los arándanos sus colores de azul, púrpura y rojo, podrían tener un papel en la formación de huesos fuertes. Estos estudios han abierto la puerta a nuevas investigaciones que podrían revelar si los arándanos podrían ser usados en el futuro en tratamientos para aumentar el desarrollo de la masa ósea y para ayudar a prevenir la osteoporosis.
Con resultados publicados en 'Journal of Bone and Mineral Research' (Revista de Investigaciones sobre Huesos y Minerales) en el 2010, esta investigación mostró que los animales que consumieron raciones que contuvieron el 10 por ciento del polvo de arándanos liofilizados tuvieron significativamente más masa ósea comparados con otros ratones que no recibieron los arándanos en su dieta.
Cuando los investigadores expusieron cultivos de células que forman los huesos (los osteoblastos) a la sangre de los animales, ellos descubrieron que la sangre de los ratones que consumieron el polvo de arándanos fue asociada con un aumento en el desarrollo de los osteoblastos en células óseas funcionales.
La sangre de los ratones que consumieron los arándanos tuvo niveles altos de ácidos fenólicos derivados de los polifenoles. Esta investigación sugiere que los ácidos fenólicos podrían tener un efecto en la formación de huesos en los ratones. Estudios adicionales se necesitan para determinar si estos beneficios podrían ocurrir en los seres humanos, según Chen.
Las investigaciones de Chen también sugieren que los ácidos fenólicos estimularon la formación de huesos por un mecanismo que podría involucrar dos genes, llamados TCF y LEF, y una proteína llamada beta-catenina. La beta-catenina ayuda a estimular los osteoblastos a llegar a ser maduros y funcionales, mientras TCF y LEF son responsables de promover el síntesis de beta-catenina.