¿Gomasio? ¿Furikake? Chispitas japonesas de moda

¿Goma-qué? Furi, ¿cómo? Si esto le parece abacadabra, AHORA se le abre un nuevo mundo. Un mundo japonés, claro. El gomasio y el furikake tienen algunas cosas en común: son espolvoreados japoneses (sprinkles) y la base es el sésamo. Te preguntas: ¿cómo utilizar el furikake o qué hacer con el gomasio? Te lo explicamos todo.
image
30 de mayo de 2024

¿Qué es el furikake?

Furikake es una moderna mezcla de algas y semillas de sésamo de dos colores. Aporta color y sabor a la ensalada, la sopa, el sushi o los fideos. ¡Doble problema!

Qué es gomasio

Gomasio (también conocido como gomashio) es una mezcla de semillas de sésamo trituradas y sal marina. Súper delicioso sobre tus fideos o arroz, ensalada o wrap.

Estos son los beneficios del gomasio y el furikake

  • Es un buen sustituto de la sal
  • Ambos son ricos en proteínas
  • Son condimentos rápidos e ideales como toque final
  • Tienen una larga vida útil

¿Cómo se utilizan el furikake y el gomasio?

Sí, estos ingredientes japoneses son tan versátiles como parece. ¿Cómo se utilizan el furikake y el gomasio? Bueno, considere esto:

  1. Sobre el pan (pasta de frutos secos, una pizca miso y gomasio sprinkles)
  2. En adobos (por ejemplo, mezclar aceite de coco con jengibre, chiles rojos picantes, miso y gomasio espolvoreado)
  3. Sobre platos de arroz y fideos
  4. Como guarnición de sopa de fideos con miso
  5. Sobre palomitas de maíz caseras (con nori y aceite de sésamo!)
  6. Sobre ensaladas
  7. Entre sushi (con trozos umeboshi y tiras de pepino)

¿Cómo se elabora el furikake?

Nuestro furikake lo elaboran nuestros expertos japoneses en sésamo. Ellos saben exactamente cómo tostar a la perfección el sésamo blanco y el negro para dar a este topping japonés el sabor óptimo. Al añadir mini trozos de alga (una especie de nori) de las zonas más limpias de Japón, se consigue ese delicioso sabor umami. Mezclar los distintos ingredientes es, por supuesto, sencillo. En TerraSana, nosotros mismos nos encargamos de envasar el furikake en la olla.

Nuestros expertos han hecho del asado un verdadero arte. El propietario lleva 40 años haciéndolo, 6 días a la semana, a veces hasta 14 horas al día. A lo largo de las décadas, han diseñado y hecho construir sus propias máquinas de producción y depuración. Son verdaderos maestros tostando semillas de sésamo. De hecho, son tan buenos que tienen una cuota de mercado de hasta el 30% en Japón. ¡Increíble!

Limpiar y tostar las semillas de sésamo

En casa, probablemente tuestes de vez en cuando las semillas de sésamo a fuego lento en una sartén. Siempre hay que tener cuidado de no cocerlas demasiado, ya que de lo contrario pronto tendremos unas semillas de sésamo quemadas y un sabor amargo. Eso no ocurrirá con nuestros expertos japoneses en sésamo. Todo el proceso, desde las semillas de sésamo sin tostar hasta las semillas de sésamo tostadas a la perfección, consta de 25 pasos. Increíble, ¿verdad? Los hombres lo hacen en enormes naves llenas de máquinas que agitan, tamizan, lavan, filtran, transportan, tuestan, vuelven a limpiar, etcétera. Muchas de estas máquinas las desarrolló el propio productor.

El propietario tiene la actitud budista de que todo está siempre en movimiento, y que como ser humano debes tener la mente abierta y ser flexible ante ello. Sí, incluso a la hora de tostar las semillas de sésamo. No todas las semillas de sésamo son iguales. Hay distintas variedades, y cada cosecha produce sabores diferentes. Pero también la temperatura diaria, la humedad del aire, todo influye. Y este maestro tostador quiere ser capaz de responder a esto continuamente, para ofrecer siempre un producto perfecto. Por eso ha diseñado su proceso de producción y ha hecho construir máquinas únicas, de modo que también sea posible hacer cada vez los pequeños ajustes necesarios durante el proceso de tostado.

Cómo tostar las semillas de sésamo a la perfección

Todo empieza en la sala de limpieza. En 15 pasos, las semillas de sésamo se limpian de contaminantes potencialmente pequeños, como arena o piedras. A continuación, las semillas de sésamo pasan por varios tamices agitadores, se detectan los metales y también se separan las semillas de sésamo demasiado finas o demasiado pequeñas. De lo contrario, se tostarían más rápido que las demás semillas y adquirirían un sabor demasiado fuerte.

Tras el proceso de limpieza, los hombres lavan las semillas de sésamo con agua y las conducen a los «hornos de tostado». No se trata de hornos con fuego. No, las semillas de sésamo se controlan perfectamente y se tuestan con aire caliente que sopla vigorosamente en unos 2 minutos. A través de un panel de control, se puede ajustar el tiempo y la temperatura. Por ejemplo, primero 15 segundos a 185 grados, luego 20 segundos a 195 grados, después 25 segundos de nuevo a 215 grados, y así hasta volver a unos 185 grados centígrados. Observando y probando continuamente, la «receta» se modifica ligeramente unas 10 veces. Un grado aquí, unos segundos allá. Hasta que el maestro tostador está completamente satisfecho y puede comenzar la producción. Así es como el maestro cata unas 200 veces al día.

El sabor de estas semillas de sésamo es más suave y refinado. Todo el proceso de tostado y postprocesado consta de 10 pasos. El último paso antes del envasado es un lector óptico que extrae las semillas de sésamo que se han abierto durante el tostado y muestran su interior blanco. Al fin y al cabo, las semillas de sésamo negro deben ser perfectamente negras, ¿no? Al final de la línea, las semillas de sésamo se envasan en bolsas de plástico y de nuevo en una bolsa de papel y se cosen. La costura se sella de nuevo. Al fin y al cabo, ¡no debe perderse ningún aroma!